martes, 7 de junio de 2016

Analizamos Enter the Gungeon, un rogue-like con aire ochentero que da un soplo de aire fresco al género.

Últimamente estamos viendo como los sprites y los píxeles invaden nuestros ordenadores y consolas, un espíritu retro movido por el gran auge del género Indie en los últimos años, y que se agradece ver como gracias a las nuevas mecánicas y tecnologías los juegos de antes reciben un toque innovador que hace que den ganas de jugar sin parar. Juegos como Nuclear Throne, Fez, Terraria, Darkest Dungeon y este Enter the Gungeon nos hacen volver a esa época de tardes con los amigos en las recreativas fundiéndonos la paga, con esa dificultad insana e innecesaria que te hace tirarte de los pelos en más de una ocasión, y esa nostalgia que aquí pensamos que todos deberíamos volver a experimentar. El género Indie mezclado con un aire retro viene pisando fuerte, y para muestra un botón.





Enter the Gungeon es un rogue-like de disparos con una perspectiva cenital y un estilo y diseño muy, pero que muy cuidados. El juego trata de avanzar con uno de los cuatro personajes disponibles desde un principio, cuya única habilidad (La misma en todos ellos) es rodar por el suelo para esquivar las balas, a través de los distintos pisos de la Armazmorra (Gran juego de palabras), que estarán repletos de habitaciones llenas de enemigos a los que tendremos que derrotar para poder pasar al siguiente cuarto. La inteligencia artificial de los enemigos es muy desigual, en ocasiones planean sin quererlo estrategias que serán muy complicadas de superar sin recibir un impacto, y en otras ocasiones son simplemente ridículos, dependiendo del escenario en el que nos encontremos en cada momento. A lo largo de la partida podemos ir adquiriendo nuevos ítems (Activos o pasivos) y armas, y aquí es donde se encuentra la verdadera esencia. Contamos con más de 100 armas distintas, algunas conocidas de otros videojuegos y otras simplemente tronchantes, y una cantidad similar de ítems y objetos que nos ayudarán con las habitaciones más complicadas y que no se quedan cortos en cuanto a risas. Para poner un ejemplo existe un arma que, en lugar de utilizar munición para disparar, utiliza monedas del juego, lo cual hace una satírica crítica a los micro-pagos que se han establecido en la industria en la última década. Todos los aspectos del in-game están muy cuidados, y la curva de dificultad es más que aceptable.


La gran baza de este juego es sin duda la variedad, tanto de armas, objetos, como de posibilidades, habrá distintas maneras de pasarse cada piso, bien sea buscando la sala del jefe y entrando directamente, o bien limpiando todas las salas antes de enfrentarnos al jefe, lo cual significa que el poder pasarse este juego tan sólo depende de la habilidad del jugador, puesto que a todos los jefes se les puede derrotar con el arma básica que obtenemos al principio, pero adquirir nuevas armas y objetos facilitará la tarea sobre todo en los pisos más complicados.


Enter the Gungeon es un juego muy divertido, especialmente en calidad de su precio, unos 15 euros en Steam, (algo más barato en otras páginas de internet). Nos proporcionará incontables horas de diversión retro y la satisfacción de auto-superarse al vencer a jefes (Cuyos diseños son impresionantes) que te había costado tanto y alcanzara un piso nuevo es inconmensurable. Un juego plenamente recomendado para los fans del género y para todo aquel que quiera echarse unas risas sin perder la dificultad y el desafío que supone este juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que TODO el mundo puede leer tu comentario, intenta expresarte de forma respetuosa e intenta que tu comentario aporte algo a la discusión. Gracias.